La carnicería del tenis

Lo dicen casi todos los tenistas pero nadie se predispone a modificar un ridículo calendario, diagramado únicamente para causar lesiones y reducir el nivel de juego en los courts.
Se hace insostenible afrontar a nivel profesional tales exigencias, solamente un puñado minúsculo de jugadores logran conservarse a flote. Ni siquiera la frescura y la juventud de Rafa Nadal ha podido evadirse de las molestias físicas.

El año se hace interminable, los torneos se suceden uno tras otro sin descanso, las vacaciones y los tiempos de la pretemporada se esfuman con rapidez.

Las pruebas más fehacientes del pésimo diagrama de temporada se expresan con nitidez en la recta final. Los que ya clasificaron al Master suelen no presentarse, mientras que otros tantos chocan con sus limitaciones del cuerpo y padecen largas semanas fuera de las pistas.

Por ahora no hay cambios, por ahora siguen todos en enfermería.


Las fotos del dolor










1 comentarios Enlaces a esta entrada  

Tapa de Revista Barcelona sobre el FMI


1 comentarios Enlaces a esta entrada  

El fútbol, la neurosis y los ídolos.

Como ya sabemos que la prensa deportiva tiene una dosis de exitismo indudable, como ya sabemos que este equipo es un desastre futbolísticamente, como ya sabemos que Maradona no es ni por asomo un conductor adecuado, decidí reproducir la opinión que brindó Sandra Russo en Pagina 12. Una mirada femenina, diferente de lo que hemos visto y escuchado anoche y hoy a la mañana:


"He notado ayer que una neurosis que se apoderó de mí desde hace un par de partidos de la Selección no me pertenece por completo. Quiero decir: ayer confirmé que se trata de una neurosis que varias otras personas me transmitieron verbalmente, en un tono un tanto apesadumbrado: mejor no lo veo, soy mufa. Eso es lo que intermitentemente fui sintiendo desde que jugaron no me acuerdo dónde. Es que no me importa el fútbol ni soy seguidora de la Selección. Lo de ayer no fue un asunto de futboleros, sino de argentinos contrariados con su propia mala suerte.

De a ratos me iba a la cocina, o al baño, y hasta llegué a quedarme frente a la pantalla pero con los ojos cerrados. Creí que era mi vieja neurosis personal, adaptada para la ocasión: no podía ser que jugasen tan mal. De modo que a medida que iban jugando peor, cierta necesidad de verosímil interno me convenció de que no eran ellos, era yo. Que si no veía el partido, liberaría a la Selección de esos deseos que a mí no se me cumplen.

Pero un taxista, una maquilladora, una vendedora de kiosco y un amigo ayer me dijeron lo mismo: mejor no lo veo, soy mufa. Es hacerse cargo de la situación. O mejor dicho, de una situación en la cual es imposible no reconocer una argentinidad imbatible para la frustración. Hacerse cargo vía pensamiento mágico de lo ilógico de la argentinidad. Este equipo fue acariciado por las expectativas. Hay grandes nombres de los que deseamos sentirnos orgullosos. Maradona y Messi, por ejemplo. El pasado, el presente, el futuro. Talentos increíbles que a veces creemos que nosotros mismos exudamos para ellos, para los ídolos. Y tenemos ese tipo de ídolos. Los que ganan. Héroes cuya heroicidad se sostiene del triunfo, y sin él se extingue. Y cuando esos talentos no consiguen el éxito, ¿qué es lo que se frustra? No es algo solamente, banalmente deportivo. Se frustra la percepción de la estatura de una nacionalidad.

Cuando Palermo hizo el gol contra Perú yo justo estaba mirando para abajo. No falló. Sacándole los ojos al partido, rompía la mala onda. Claro que en todo momento tengo perfectamente claro que lo que estoy diciendo es una boludez. Pero así somos los seres humanos. A veces somos solamente una madeja de pena, impotencia y presentimiento.

Lo de ayer fue por supuesto algo más que el pasaje al Mundial, o no, si tomamos el pasaje como la oportunidad de testear nuestras capacidades con las del resto del mundo. Haber estado a punto de quedar afuera fue como caminar por el borde de un precipicio. El de la exclusión. El de la ñata contra el vidrio. El de no poder ser portadores ni siquiera de la chance del orgullo. Es algo se nos repite, yo creo, en otras instancias más implacables que la del deporte.

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

¿Cómo será recordado el partido de Uruguay-Argentina?


.
La encuesta pertenece a la Revista Barcelona

.

1 comentarios Enlaces a esta entrada  

La prensa peruana durísima con el arbitro Ortubé

Los principales diarios del Perú coincidieron en señalar que el triunfo argentino sobre la selección de Perú solo fue posible debido a los errores del árbitro, quien no cobró dos penales a la blanquiroja, en tanto que el gol de Palermo fue en 'offside’.

Lo tildan de ratero, al mismo tiempo que destacaron el lamentable desempeño del elenco argentino y los fallidos cambios del chemo Del Solar.

Perú jugó mal, y aun así casi se lleva un histórico empate del Monumental. Una eliminatoria para el olvido, mucho para reflexionar y corregir.

..

.

Diarios peruanos









0 comentarios Enlaces a esta entrada  

Dramático, agónico, milagro, Palermo. Las repercusiones en la prensa Argentina

El agónico triunfo ante Perú se vivió de forma muy parecida en la mayoría de los medios argentinos. Una buena parte estuvo destinada a la historia particular de Martín Palermo, pero también le dedicaron algunas páginas al flojo desempeño de Messi y al pobrísimo nivel de juego exhibido por el equipo de Maradona.


Tapas destacadas. Amplía las imágenes haciendo click







1 comentarios Enlaces a esta entrada