Papel Prensa: Análisis completo. Opiniones a favor y en contra


Jornada de martes muy esperada y que deparó un amplio espectro de opiniones. Una hora y media de Cadena Nacional permitieron un análisis inabarcable de lo todo lo que se dijo sobre Papel Prensa. Datos del pasado, fechas que no concuerdan, testimonios que se contraponen, supuesto autoritarismo presidencial, prioridades de la "opinión pública", negocios, intereses, rol del Estado, papel del Poder ejecutivo, libertad de Prensa, concentración monopólica. De todo ello se habló ayer y hoy. Estos fueron algunas opiniones en los matutinos de este controvertido miercoles:


Mario Wainfeld - Página 12

El actual Ejecutivo, a partir de conflictos coyunturales, tomó la valiosa decisión política estratégica de limitar el poder del Grupo Clarín. Entre otras movidas, se implicó activamente en la empresa, sacudiendo la modorra estatal, haciendo valer cuanto pudo su posición minoritaria. En el trayecto, investigó el origen de la compra de las acciones. Produjo un material contundente, presentado ayer en la Casa de Gobierno.



Luis Majul - La Nación


¿Por qué Néstor Kirchner decidió ejecutar el ataque final contra el Grupo Clarín y LA NACION, su socio en Papel Prensa? No hay una sola explicación lineal, sino múltiples y complejas. Sin embargo, todas responden a una perspectiva egocéntrica del ex presidente, que incluye su obsesión por el poder, su paranoia, su deseo de venganza y el miedo a que los jueces lo manden preso



Joaquín Morales Solá - La Nación

El mayor derrape verbal de la Presidenta fue que se olvidó por completo de que Papel Prensa es un empresa privada y que sus socios pueden tomar decisiones siempre dentro del marco de la ley sin pedir la aprobación del Gobierno. Habló de Papel Prensa como si fuera una propiedad más de la familia Kirchner.

¿Las averiguaciones que hizo Guillermo Moreno serán tan rigurosas como las confusiones de la Presidenta, que señaló al grupo español Prisa cuando debió nombrar al también español Correo? Correo era, en efecto, el socio de la empresa Cimeco, junto con LA NACION y Clarín, y no Prisa.

Las confusiones de la Presidenta fueron más patéticas aún. Le otorgó más prestigio a un testaferro, como ella misma lo llamó, que al periodismo. Peor: reprendió a los diarios por haberse negado a cumplir en su momento una orden de la junta militar que presidía Jorge Videla.

Con una tormenta de palabras, Cristina Kirchner se paseó como una abogada inexperta, como una historiadora imprecisa y como una psicóloga rústica. Pero, todo hay que decirlo, fue sincera: ella siempre creyó, dijo de otra manera, que la prensa era una presencia mala en la vida pública. Entonces decidió arremeter contra ella.



Victor Hugo Morales - Tiempo Argentino


Se deja para los que más han estudiado esta dolorosa historia el capítulo referido a los aspectos sangrientos y ofensivos a la sensibilidad de aquellos tiempos en los que el temor a la cárcel, la tortura y la desaparición regían las conductas y los “acuerdos”.
Lo que asombra es que ya en tiempos democráticos, la sociedad política y periodística de la Argentina permitiera que los diarios fuesen, como no sucede en ninguna parte del mundo, los dueños del papel. Ese simple detalle indica el poder de esos medios.
Haberlo aceptado con naturalidad durante tantos años indica de qué forma se caen las defensas de un país. Hasta que un día, se pone de pie.



Margarita Stolbizer - Lider de GEN

El acto escénico de la presidenta ha mostrado el abuso de la cadena nacional y la vulnerabilidad de un gobierno que, para mantenerse en el poder, no puede apelar a la exhibición de la gestión y lo hace entonces con la agresión y la manipulación de la Historia y la opinión.
Con la llegada del proyecto anunciado, el bloque GEN fijará su posición sobre las cuestiones que ha planteado la presidenta Fernández de Kirchner, pero la sociedad necesita ver y escuchar a la presidenta más preocupada y ocupada en responder a las problemáticas que afectan nuestra vida cotidiana, cómo vamos a garantizar una buena educación para todos; cómo asegurar empleo digno e ingresos suficientes; acceso a una vivienda con los servicios de infraestructura básica para sectores de medios y bajos recursos; cómo se piensa impulsar el desarrollo humano de manera equitativa para las mujeres y hombres que habitan cada rincón de nuestra geografía.



Hernán Brienza - Tiempo Argentino

Sorprendió. La presidenta de la Nación estuvo correctísima. Frente al escenario de crispación que planteaban Clarín y La Nación, frente a la agitación del fantasma de la “chavización”, de la apropiación de Papel Prensa por parte del gobierno, de posibles avasallamientos a la libertad de expresión, a supuestos “terrorismos de Estado” agitados por los histéricos voceros de la oposición, Cristina Fernández de Kirchner se paró, solita ella, frente a su atril y dio una clase de respeto a la institucionalidad.

Y le explicó a la sociedad cómo había sido la operación de apropiación de Papel Prensa durante la dictadura militar por parte de los jerarcas de Clarín y La Nación, y luego, en vez de llevar adelante un acto de arrojo e irracionalidad política, derivó la investigación a la justicia –como corresponde– y además, obligó a intervenir en Papel Prensa al Poder Legislativo como contralor de las maniobras presuntamente defraudatorias y monopólicas por parte de los accionistas privados.




Las tapas principales:














2 comentarios Enlaces a esta entrada