Bielsa, locura leprosa

El loco Marcelo Bielsa es uno de los máximos ídolos de la parcialidad leprosa, tanto por su producción como jugador como también por su exitoso paso como entrenador de la entidad rosarina. Como futbolística, y luego de un extenso tiempo en las divisiones inferiores, debutó con la escuadra leprosa en el año 1976 frente a River Plate. Allí se desempeñó como defensor y fue compañero entre otros de Valdano y Gallego. A los 25 años dejó el fútbol profesional para dar lugar a su vida como DT. En el año 1988 consiguió su primer título dirigiendo a la tercera división, paralelamente al campeonato ganado por Yudica en la primera. Bielsa se hizo cargo del primer equipo en julio de 1990 y obtuvo el Torneo Apertura de ese mismo año, el cual disputó palmo a palmo con el River Plate de Daniel Passarella. Pero la alegría fue mayor cuando se coronó campeón "integración" derrotando por penales a Boca Juniors. Sus éxitos continuaron en principios del 1992, cuando el equipo del "loco" arribó a la final de la Libertadores (cayó ante San Pablo) y conquistó el clausura. Su gran sueño se cumplió en el año 1998 cuando se hizo cargo de la selección argentina. Allí fue campeón Olimpico, pero muy cuestionado por su mal rendimiento en el mundial de Corea y Japon 2002. Los equipos de Bielsa despiertan sensaciones dispares: propone un juego ultra-ofensivo, generalmente con linea de tres defensores y tres extremos que dañen a la defensa rival. Mucho despliegle y gran desdoble de los mediocampistas, propios de la verticalidad y dinamismo de sus equipos.

SU PASO POR NEWELLS

video

 

1 comentarios:

  1. En una de las primeras charlas técnicas de Marcelo Bielsa como entrenador de Vélez, el Loco comentó: "Muchachos, ¿saben qué es lo que más me impresionó de este club?". Todos lo miraron, serios. "Su auto Husaín, está bárbaro". Se cagaron todos de risa.

    En un partido por la Copa América de Perú, en el año 2004, Bielsa le gritó a Tévez:
    - Carlos, verticalizá la oferta de pases!!
    Pobre Carlitos, todavía debe estar pensando lo que le quiso decir el DT.

    Nelson Vivas: Una vez, contra Colombia, allá, por Eliminatorias, nos dijo lo mejor que escuché de un técnico: "En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre".

    Marcelo Bielsa opina sobre Diego Armando Maradona:
    "Es inigualable, una figura que estimula el sentimiento de todos los que queremos al fútbol argentino. Es un detonante al afecto."

    En sus comienzos como DT, en Newell´s, allá por 1990, Marcelo Bielsa no era afecto a concentrar con el equipo. Un día, el arquero del equipo rojinegro, Norberto Scoponi, se lo reprochó; siempre en su tono respetuoso pero firme, Bielsa le respondió: "Mientras usted duerme, yo estoy haciendo cosas para que el equipo mejore".

    "El fútbol se hace menos dramático cuando lo ejecutan los que saben"

    Rafael Bielsa una vez contó la siguiente anécdota de su hermano:

    Marcelo sabía que Ariel Ortega sólo prestaba atención pocos minutos y después se dispersaba. Un día, Rafael lo ve al Loco solo, en el medio de su campo, abstraído, pensativo.
    -¿Qué te pasa?- le pregunta a Marcelo.
    A lo que el Loco le contesta:
    -Estoy pensando en cómo hacerle entender a Ortega, en 5 minutos, un concepto futbolístico que lleva más de media hora explicar.

    Al frente

    "Yo soy un obsesivo del ataque. Yo miro videos para atacar, no para defender. ¿Saben cuál es mi trabajo defensivo? `Corremos todos´. El trabajo de recuperación tiene 5 o 6 pautas y chau, se llega al límite. El fútbol ofensivo es infinito, interminable. Por eso es más fácil defender que crear. Correr es una decisión de la voluntad, crear necesita del indispensable requisito del talento."

    Este es un fragmento de una charla que Marcelo brindó a chicos de entre 13 y 17 años del Colegio Sagrado Corazón, de Rosario, cuando el Loco ya era técnico del Seleccionado. El había puesto como condición que no hubiese prensa, pero por suerte, sus dichos se conocieron.

    Bielsa y su forma de asumir los fracasos. Una lección para aquellos que creen que ganar lo es todo.

    "Los momentos de mi vida en los que yo he crecido tienen que ver con los fracasos; los momentos de mi vida en los que yo he empeorado, tienen que ver con el éxito. El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peor, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos; el fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes. Si bien competimos para ganar, y trabajo de lo que trabajo porque quiero ganar cuanto compito, si no distinguiera qué es lo realmente formativo y qué es secundario, me estaría equivocando."

    Un loco
    Fernando Gamboa contó alguna vez la siguiente anécdota.

    Un día antes del clásico con Central por el Apertura de 1990:

    “Era domingo después de la siesta (el partido se jugaba el lunes). Yo estaba en el pasillo, jugando con un pacman y se me acercó Bielsa. Me miró y me preguntó si tenía ganas de jugar, si estaba ansioso porque llegara el momento. Yo, a todo esto, seguía jugando, hasta que de pronto me dice:

    - Pará, mirame, te estoy hablando

    Dejé de jugar y le contesté:

    - Tranquilo, profe, ¿qué pasa?

    Me vuelve a mirar fijamente y me pregunta:

    - ¿Qué daría usted por ganar este clásico?

    - Todo, absolutamente todo, soy capaz de trabar con la cabeza- contesté.

    No le satisfizo la respuesta y me dijo:

    - Más, hay que dar más

    - ¿Algo más? ¿Le parece poco?

    Fue entonces que me mostró la mano y me dijo:

    - Si me aseguran ganar, me dejo cortar este dedo”.

    Parece que lo quieren



    Los jugadores hablan de Bielsa.

    Gabriel Batistuta describe al Loco en su autobiografía como el entrenador más importante que ha tenido. “Bielsa lo sabe todo acerca de todo”, dice el ex delantero de la Selección Argentina.


    Juan Sebastián Verón declaró que Bielsa es “el arma secreta de Argentina”. “Ante todo”, dijo, “quiero decir que tenemos mucha suerte al contar con alguien tan excepcional como Bielsa”.


    Nelson Vivas dice que el “perfeccionismo” de Bielsa, lejos de ser irritante, le ha mejorado como jugador. “Me sorprende la forma en que tiene editadas todas las cintas para mostrarte exclusivamente lo que tienes que saber, en lugar de aburrirte con el partido completo”.


    Diego Simeone dijo sobre Bielsa: "No es amigo del jugador, pero tiene tanta personalidad que logra transmitir lo que quiere". "Es el mejor, absolutamente, en cuanto a que de cada entrenamiento siempre sacabas algo importante para el partido y que cada entrenamiento iba reflejado en el juego real, lo que es muy difícil."


    "Cuando se fue hubo un retroceso", dice Roberto Ayala. "No sólo por su capacidad como técnico. Yo tengo cosas que en lo personal, se las debo a él. Ojalá tengamos una Argentina con gente como Bielsa. Directa, respetuosa, que te valora... El Profe Bonini me contó que quiere volver a dirigir. Es hombre de fútbol y el fútbol lo necesita".

    De potrero



    Bielsa a sus jugadores, minutos antes del inicio del partido final contra Boca en 1991:

    “Nosotros tenemos que reconstruir una sensación, algo muy profundo: remitirnos a los 14 años, cuando en el barrio nos tocaba jugar contra aquellos rivales a los que les teníamos bronca y no nos importaba nada más que eso, ni el lugar, ni la hora, nada. Porque lo único que nos interesaba, justamente, era jugar”.




    "Soy partidario de un fútbol más urgente y menos paciente. Porque soy ansioso. Y también porque soy argentino”




    Lo que siguen son dos indicaciones del Loco, que sirven para mostrar algunos ribetes de su personalidad fuera del ámbito formal de las conferencias de prensa.

    A Palermo, cuándo el 9 demoró una definición: "Pateá, pateá, que me vuelvo loco."

    A Gallardo, Bassedas, Palermo y Guillermo, en un entrenamiento: "No hay cambio de ritmo, no hay ataque...no hay dolor".

    Enseñanza



    "Parece que como perdimos no tenemos más derecho a nada. Yo tuve la suerte de que me renovaran el contrato, lo agradezco, lo celebro y lo valoro. Es el mayor éxito de mi carrera deportiva. Es un reconocimiento en el fracaso."

    "Acepto que soy el responsable, pero no soy un inútil."
    "Una porción de la prensa considera que al conjunto que perdió hay que destruirlo y buscar argumentos para que quede como inútil."



    Bielsa a los periodistas, cuando el Loco era técnico de la Selección Argentina.

    “Denle ese mensaje a la gente, a los ignorantes díganle: el que pierde es un inútil, porque así está planteado.”

    Locura de locuras



    En una entrevista hace algunos años, el periodista rosarino Luis Yorlano le preguntó a Norberto Scoponi, ex-arquero de Newell´s y dirigido por Marcelo Bielsa, cuál había sido la situación más insólita que le había tocado vivir con el Loco.
    Scoponi contó, entonces, que en un partido él tiraba, en todos los saques de meta, la pelota directamente a la tribuna a la altura de media cancha, provocando el abucheo general del público.
    Bielsa le había dado la orden, explícitamente, de tirarlos todos afuera, pues decía que del saque lateral del rival recuperaría la pelota más rápido.

    on 17 de febrero de 2008, 11:04