Boca se parece a aquella Argentina



Basile sigue pensando. Preocupado, sin respuestas, sin sostén. Su equipo xeneize se parece mucho a aquel que marchaba sin pena ni gloria por tierras chilenas. Ni en la desventaja surge el espíritu de combate y agresividad. River, como en el 2008 Chile, agradeció las falencias defensivas, los desacoples y la liviandad de su rival. La imagen es la misma. La postal no cambia: Basile y sus colaboradores suplicando el milagro, el cambio que nunca llega. No hay indicaciones certeras ni plan B. Todo quedaba resumido a alguna individualidad: Messi en su momento y Gaitán anoche.

Más allá del mensaje optimista y de alguna que otra argumentación y excusa, todos sienten que un ciclo va finalizando. Fundamentalmente porque ya se les ha perdido el respeto. Hoy no hay equipos que especulen en la Bombonera, cualquiera puede perforar a una defensa desconectada interiormente y desenchufada del mediocampo.

La idea de Basile para este semestre era repetir el esquema que tantas alegrías supo darle a Boca. 4 en el fondo, un 8 que acompañe en la marca al 5 y un 11 con desborde y desequilibrio por la banda izquierda. Lo concreto es que ni Erben ni Gary Medel pueden igualar al mejor Vargas, ni Matías Giménez puede copiar a Bilos o Datolo y ni Rosada quita como Battaglia o Gago. Así, el coco ya está (como aquel 15 de octubre del 2008) en la cornisa.



Repercusiones del River 3-1 Boca




 

2 comentarios:

  1. José Luis said,

    Me parece que la comparación no tiene ningún sentido.
    La verdad va a estar en el campeonato del cuál boca va a ser un animador, como siempre.
    No exageremos.

    on 21 de enero de 2010, 20:32  


  2. Boca va a salir adelante porque se va Basile. Si con él se le van 7 u 8 jugadores, sale campeón (?)

    on 21 de enero de 2010, 21:14