Roger Federer, emoción y grandeza


Así como el pelado Agassi, Roger Federer ingresó en la historia del tenis entre los inmortales. Menciono a André porque ambos tenían una espina clavada en Roland Garros.

Esa maldita espina se la sacó Agassi en el 99 ante un rival ucraniano de poca monta, mientras que el gran suizo se la pudo extirpar en este 2009, diez años después de aquella proeza del yanqui. Y curiosamente también ante un rival sorpresivo, que llegó a esta instancia decisiva desgastado por tantos choques agónicos. Hablamos del sueco Soderling.

El ex numero uno seguramente agradecerá a Robin por su magnifico triunfo ante Nadal. Quizás allí pueda entenderse una de las claves fundamentales para este ansiado e histórico campeonato en tierras parisinas.


Las fotos de la final










 

3 comentarios:

  1. Esteban said,

    por fin carajo... la que le faltaba!
    saludos
    http://d-coleccion.blogspot.com

    on 8 de junio de 2009, 0:05  


  2. que groso que es rogelio.
    El tipo se rebeló y le faltó quedarse en pelotas festejando en la cancha. Da gusto ver como un tipo que ganó banda de torneos y está forrado en guita, y se desvivió desde hace unos años por este torneo, y finalmente se le dio.
    Completo para que sea uno sino el mejor de la historia




    abrazooooooooooo

    on 8 de junio de 2009, 12:13  


  3. CALIGULA said,

    Lo que distingue a Federer de la nueva generación es que no basa su juego en la fuerza física sino en su inagotable fuente de recursos técnicos.

    Es una maravilla!

    on 8 de junio de 2009, 18:54